Archivo de la categoría: juicios por accidentes

Como demostrar en juicio que el accidente ha sido in itinere

Reclamacion de indemnizacion por dolencias tras un accidenteLa enumeración de los requisitos expuestos la realiza de forma clara la sentencia del Tribunal Supremo antes mencionada de 14 de Febrero del 2011 (Recurso: 1420/2010): “En consecuencia con esa idea, la reiterada y constante jurisprudencia de esta Sala exige, para calificar un accidente como laboral “in itinere”, la simultánea concurrencia de las siguientes circunstancias: que la finalidad principal y directa del viaje esté determinada por el trabajo (elemento teleológico); que se produzca en el trayecto habitual y normal que debe recorrerse desde el domicilio al lugar de trabajo o viceversa (elemento geográfico); que el accidente se produzca dentro del tiempo prudencial que normalmente se invierte en el trayecto (elemento cronológico), o, lo que es igual, que el recorrido no se vea alterado por desviaciones o alteraciones temporales que no sean normales y obedezcan a motivos de interés particular de tal índole que rompan el nexo causal con la ida o la vuelta del trabajo; que el trayecto se realice con medio normal de transporte (elemento de idoneidad del medio)”:

Es decir que, si por ejemplo, se establece que nuestra culpa es del 40% y la del contrario del 60%, nuestra indemnización será el 60% de lo reclamado y la del contrario el 40% de lo valorado. Se puede producir una cierta inestabilidad estructural. Si ambos peritos llegan a un acuerdo, se reflejará en un acta conjunta, indicando la cantidad. Si tampoco hay acuerdo entre los peritos, se designa un tercero de común acuerdo; si tampoco hay acuerdo en esa elección la designación será Judicial. En las pólizas con cobertura de daños propio, independientemente de que no estemos de acuerdo con la cantidad reflejada por el perito judicial, nuestra compañía deberá abonarnos la indemnización mínima establecida El dolor es de menor importancia o puede estar ausente al principio. «Cuando estudiábamos el ámbito europeo, veíamos que el baremo español se había quedado bastante por debajo de lo que es habitual en los países de nuestro entorno», reconoció Cada comisaria cobrará lo que le dé la gana.

Este documento constituirá una prueba fundamental para determinar quién ha sido el responsable del accidente y reclamar la reparación de los daños sufridos a las compañías de seguros, bien de forma extrajudicial, bien iniciando las correspondientes acciones legales. En segundo lugar, si el responsable o el otro conductor implicado en el accidente de circulación niega su colaboración, tome nota de todos aquellos datos que puedan servir para identificarle, de la matrícula, de los testigos que hayan presenciado el accidente… Los días impeditivos, por su parte, son aquellos días en los que la víctima del siniestro está incapacitada para llevar acabo su ocupación o actividad habitual.

Finalmente, los días no impeditivos son los días en los que la víctima no se ha recuperado plenamente de sus lesiones, pero puede realizar su actividad u ocupación habitual. Si en cambio elige la reclamación judicial tardará un mes más y cobrará entre un 30 y un 50 por ciento más que con el sistema de indemnización directa.

Es una pregunta que nos hacen muchos clientes en Abogado Accidente Málaga: “¿Cuánto tardaré en cobrar la indemnización de la compañía de seguros?”. En diciembre ya aprobaron una proposición no de ley pidiendo al Gobierno que agilizase esta reforma y no sería lógico enredarse ahora en una batalla de enmiendas que retrasase su aprobación. FUNDAMENTAL anotar los números de teléfono, el propio y el del contrario, facilitará enormemente la labor de corredores, agentes, tramitadores y abogados, PERO ENORMEMENTE. Punto de coche: marcar en el dibujo el golpe inicial y los daños ocasionados por el impacto en ese vehículo. Daños observados: puedes citar brevemente a simple vista los datos que se pueden observar tras el siniestro en ese coche. En el lado A habrá que marcar la o las casillas que correspondan a la maniobra del coche A, OJO ESTO SUELE DAR LUGAR A EQUÍVOCOS, siempre indicar la maniobra que ha hecho el coche a que corresponda la letra.

Sin embargo, ambos términos se equiparan popularmente, cuando nos referimos a lesiones en los tejidos del cuello. ¿Cómo reclamar la indemnización? En caso de sufrir un latigazo cervical como consecuencia de un accidente de tráfico, debemos seguir los siguientes pasos: Recopilar toda la información sobre el siniestro (parte de accidentes amistoso, testimonios de testigos etc.). Sin embargo, las compañías aseguradoras siempre tendrán en cuenta sus propios intereses dejando a un lado los intereses del cliente, intentando siempre pagar lo mínimo. En tercer lugar, al contratar un abogado independiente será recibido con la mayor atención, simpatía y profesionalidad. Ello provoca que los accidentes ordinarios o comunes traten de presentarse por quienes los sufren como laborales, con lo que aumenta el número de litigios en la materia, siendo éste uno de los motivos de que los Tribunales de Justicia hayan sido y continúen siendo los que, a través de una vasta casuística, hayan delimitado el alcance del concepto acuñado como “accidente de trabajo in itinere”.

Como abogados de accidentes, nos encargaremos de asesorarte para obtener la máxima indemnización posible. Y ese porcentaje se fija en función de los ingresos económicos del lesionado del año anterior. Voy a hacer una lista enunciativa, no taxativa, de la documentación relevante que tendremos que ir recabando en la carpeta que, espero, ya tengáis preparada y lista con la información que os he comentado. Aconsejo siempre guardar una copia de todo.

Para agilizar el cobro de la indemnización intentaremos inicialmente una negociación amistosa o extrajudicial, interponiendo denuncia en los juzgados de lo penal en paralelo, las posibilidades de obtener una indemnización mas justa son mayores. Estaría en esta situación quien puede incorporarse a su trabajo o actividad habitual pero precisa seguir recibiendo tratamiento médico para la total curación de sus lesiones. Dichos tipos de baja no son excluyentes, es decir, una persona puede haber estado 5 días hospitalizado (días de baja hospitalaria), 70 días incapacitado para su trabajo o tareas habituales (días de baja impeditivos), y 30 días recibiendo tratamiento para teminar de sanar de lesiones que no le impidan realizar sus tareas habituales.